Saltar al contenido

¿Puede un país salirse de la Unión Europea?

La respuesta corta es sí, puede. Pero la idea en este articulo será ver de manera resumida el proceso que deben seguir los estados miembros que desean abandonar la Unión Europea, proceso que hoy en día lleva adelante el Reino Unido.

Un poco de historia sobre los tratados constitutivos

Primero que nada hay que tener en cuenta como se ha llegado al estadio que posee hoy la Unión Europea. El alto nivel de integración que hoy en día posee la Unión ha sido el resultado de un proceso largo, iniciado en 1951 con la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, y que ha pasado por distintas etapas en los casi 70 años que han pasado.

La Unión Europea como la conocemos hoy en día puede decirse que nace en 1992 con la firma del Tratado de Maastrich, aunque muchos historiadores prefieren fijar la fecha en 1957, cuando el Tratado de Roma crea la Comunidad Económica Europea, el antepasado directo de la UE. Dado que la Unión Europea es una organización con cada vez más países miembros, el Tratado de Maastrich ha pasado por varias revisiones, que buscaban actualizar los compromisos a las nuevas realidades de una Unión más grande.

Sin embargo, ninguno de estos Tratados tenia en cuenta la posibilidad de que un miembro decidiera abandonar la Unión. Recién con la tercera revisión del Tratado de Maastrich de 2009, conocido como Tratado de Lisboa, esta posibilidad quedó plasmada a través del famoso articulo 50.

¿Cómo es el procedimiento para salirse de la Unión Europea?

Articulo 50 del Tratado de Lisboa

En resumidas cuentas el articulo 50 del Tratado de Lisboa consagra el derecho de los estados miembros a abandonar la Unión Europea. Siempre y cuando se cumplan con ciertos requerimientos formales de notificación al Consejo Europeo, y luego de que el Parlamento Europeo apruebe la medida. Superada esta primera etapa la UE y el miembro que desea irse deberán acordar la “forma de su retirada”.

Si bien el articulo 50 deja explicitado un procedimiento a seguir, el mismo es bastante vago y laxo en cuanto a los pasos a dar. Por ejemplo, si bien el articulo habla de un lapso de 2 años para terminar con todo el procedimiento de salida, deja en claro que el mismo podrá ser prorrogado de mutuo acuerdo. Esta vaguedad se debe a que debido a la complejidad de este tipo de procesos es normal que se les de a las partes flexibilidad para adaptarse a als distintas circunstancias.