Saltar al contenido

¿En qué se diferencian Theresa May y Boris Johnson?

Cuando se conocieron los resultados del referendum, el primer hecho político de relevancia fue la renuncia del Primer Ministro Conservador, David Cameron. Como propulsor de este plebiscito, luego de que los resultados fueron en contra de su postura pro permanencia no le quedó más alternativa que renunciar.

Se abrió así un período de fuerte competencia interna en el Partido conservador para ver quien se erigía como nuevo líder, y por lo tanto como nuevo Primer Ministro.

Theresa May: “Brexit significa brexit”

Theresa May asumió la jefatura del gobierno del Reino Unido con un objetivo bien claro, llevar adelante la salida de UK de la UE. A diferencia de su predecesor que era un pro europeo, May adhería a la corriente del partido conservador que apoyaba el Brexit. La idea era clara, el Reino Unido abandonaría la Unión, PERO no estaba dispuesta a que se produjera a cualquier precio.

En efecto Theresa May representaba a la corriente política que buscaba un Brexit “blando”, o sea una salida consensuada con la Unión Europea que permitiera minimizar los efectos negativos del Brexit sobre la economía británica. De esta manera, luego de invocar el articulo 50 del Tratado de Lisboa, el gobierno británico se centro en la negociación con los restantes miembros de la UE, al fin de lograr un texto de salida beneficioso para ambas partes.

Sin embargo, luego de más de un año de intensas negociaciones el texto fracasaría en el propio parlamento británico. Por una mayoría aplastante los diputados rechazarían el acuerdo alcanzado con Bruselas, y que desembocaría varios meses después en la renuncia de May.

Boris Johnson: El representante del Brexit duro

Consumada la salida de Theresa May, Boris Johnson (su anterior ministro de relaciones exteriores) asumió como nuevo Primer Ministro británico. Su misión: sacar al Reino Unido de la Unión Europea sea como sea. A diferencia de May, Johnson pertenece a los defensores de un Brexit duro, y por lo tanto su prioridad es consumar la salida de la Unión.

Si bien al asumir Johnson dejo en claro que su prioridad era lograr una salida ordenada y con un acuerdo firmado con la UE, también dejó explicitado que si o si el Reino Unido abandonaría la UE el 31 de octubre de 2019. No se buscarían más prorrogas, si no había acuerdo se optaría por una salida abrupta. Más adelante el parlamento britanico aprobaría una ley que evitaría que Johnson pudiera realizar un brexit duro.

Entonces: ¿cual es la diferencia principal entre May y Johnson?

Claramente ambos mandatarios adhieren filosoficamente a que la salida del Reino Unido de la Unión Europea es algo bueno para los intereses británicos. Principalmente la discrepancia se da en el como de esa salida, y no en el fondo de la cuestión.

May apuntaba por un brexit con acuerdo, consciente de el escenario adverso que se le presentaría a la economía britanica en un principio, aposto fuertemente por un acuerdo con la UE que evitara los peores escenarios.

Por su parte Johnson quiere un brexit sea como sea. Su postura se alinea así con la de los defensores más radicales del brexit, que abogan que no importa los costos con tal de que UK abandone la Unión.