Saltar al contenido

Gibraltar – ¿Como afecta a los españoles?

gibraltar brexit problema

Gibraltar es un pequeño territorio británico de poco más de 600 hectáreas de extensión ubicado en territorio español. El mismo fue cedido a perpetuidad por España en 1713 como parte del Tratado de Utrecht, que puso fin a la Guerra de Sucesión española.

Desde entonces este pequeño enclave ha sido motivo de disputas entre Madrid y Londres, y al día de hoy España sigue reclamando la soberanía sobre el territorio.

El estatus de Gibraltar en la Unión Europea.

Gibraltar es un “territorio britanico de ultramar” y por lo tanto posee un gobernador designado por la corona británica, que actúa como representante de la misma y a su vez se encarga de la seguridad del territorio.

Al día de hoy este pequeño enclave forma parte de la Unión Europea (UE) pero posee un estatus especial dentro de la misma, dado que el Reino Unido es el encargado de manejar sus relaciones exteriores.

Este estatus especial se refleja en que varias de las leyes fundamentales de la UE no se aplican en Gibraltar. Entre las más importantes destacan su exclusión de la unión aduanera así como de no formar parte de la Política Agraria Común.

El problema de España y Gibraltar

gibraltar brexit

Este estatus especial ha resultado ser muy beneficioso para su relación con el resto de los miembros de la UE. Al formar parte de la misma pero estar excluida de muchas de las leyes fiscales, Gibraltar ha podido posicionarse como un interesante destino para muchas empresas que buscan ventajas a la hora de pagar impuestos.

En este sentido destacan las empresas del juego online, como lo son los casino online o casas de apuestas, que han visto a Gibraltar como una puerta de acceso a la UE pero logrando menores cargas tributarias. 

Es tal la dependencia de la economía de Gibraltar de la UE que no es de extrañar que en Referéndum del BREXIT el 96% de la ciudadanía votara por permanecer en la Unión.

España se ha mostrado particularmente molesta en las conversaciones que se han llevado hasta ahora. ¿El motivo? España considera que cualquier conversación que incluya una solución para este enclave debe tener la aprobación expresa de Madrid. Y hasta la fecha esa situación no se ha planteado. El gobierno español aduce que los problemas que puedan surgir por la situación especial de Gibraltar afectarán ante todo a España, y por lo tanto, deben tener un rol protagónico en cualquier tipo de discusión que se lleve a cabo.