Saltar al contenido

El referéndum por el BREXIT

El 26 de junio de 2016 el Reino Unido sorprendía a propios y extraño cuando la ciudadanía votaba por abandonar la Unión Europea, luego de más de 40 años de pertenencia al proceso de integración europeo.

En este artículo ahondaremos en las distintas coyunturas que desembocaron en el plebiscito y en la consulta en sí, y buscaremos contestar a las dudas de por que el Reino Unido termino realizando un plebiscito de permanencia, 41 años después de un intento similar.

Reino Unido y la UE; una relación conflictiva.

La membresía del Reino Unido a la Unión Europea ha sido un tema de largo debate en la política británica. Amplios sectores de la política isleña argumentan que UK cede demasiada soberanía a los órganos de la UE, y que a la larga esa perdida de soberanía es perjudicial para los intereses británicos.

En el plano económico la gran queja de estos sectores es que como segunda economía europea en importancia, solo por detrás de Alemania, el Reino Unido pierde en el “neto” de sus aportes a la Unión Europea. O sea UK aporta más dinero a los distintos programas de la UE, del que recibe y argumentan que esos son recursos que dejan de utilizarse dentro de las fronteras de UK para mejorar la vida de sus habitantes.

Este descontento se ha traducido en que UK siempre ha sido un miembro “peculiar” dentro de la Unión, con ciertas excepciones en la adopción de las medidas más significativas de la UE. Probablemente el caso más paradigmatico fue el rechazo a adoptar la moneda única: el EURO, y en vez de eso mantener su moneda nacional; la Libra.

¿Cómo llegamos al referéndum de 2016?

Teniendo en cuenta este contexto, los hechos que desembocaron en el llamado a plebiscito se desarrollaron a lo largo de 2015. En las elecciones generales de mayo de 2015 el partido conservador se había comprometido a que si ganaba las elecciones presentaría en el parlamento europeo una moción para convocar a un llamado a urnas por el tema BREXIT.

Desde hacía varios años la postura de salirse de la UE venía tomando fuerza entre varios sectores de la población británica. Dicho movimiento se consolidaba a través del Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP por sus siglas en ingles), un partido con la clara intención de lograr la salida del Reino Unido de la UE. Su líder Nigel Farange, se volvía cada vez una figura más reconocida y buscaba el llamado a un nuevo referéndum.

Luego de ganar las elecciones, y con la ayuda de partidos pro BREXIT, el partido conservador logra aprobar en el parlamento europeo el “Acta de Referéndum de la Unión Europea”, que obligaba a un llamado a las urnas a la ciudadanía para pronunciarse sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El referéndum del 23 de junio de 2016

Finalmente el 23 de junio de 2016 se realiza la consulta popular, en la papeleta se observaba la siguiente pregunta:

¿Debería el Reino Unido seguir siendo miembro de la Unión Europea o abandonar la Unión Europea?

Solo había dos respuestas posibles. El votante debía elegir una y marcarla con una X:

Seguir siendo miembro de la Unión Europea
Salir de la Unión Europea

El resto ya es sabido por todos, para sorpresa del mundo entero el 51,9% del electorado eligió la opción de salida sobre el 48,1% que eligió la permanencia.