Saltar al contenido

1975: El primer BREXIT

Si bien el referéndum de 2016 es hasta la fecha el intento más conocido del Reino Unido por abandonar la Unión Europea, no es el primero. En efecto allá por el lejano 1975 se llevó acabo el primer plebiscito sobre la pertinencia de abandonar o no el proyecto común. Hagamos un poco de historia y veamos que fue lo que paso.

¿Cómo entro el Reino Unido a la Unión Europea?

El antecedente más antiguo de lo que hoy conocemos como la Unión Europea fue la Comunidad Europea del Acero y el Carbón (1951), una entidad supranacional encargada de regular estos sectores estratégicos para los países Europeos. Gran Bretaña decidió no participar de este primer intento de integración, los británicos siempre habían sido hasta ese momento bastante reacios a iniciar cualquier proceso de integración con sus hermanos continentales.

Sin embargo para la década de los 70, esta primera experiencia se había ampliado y evolucionado a la Comunidad Económica Europea (CEE), el antecedente directo de la futura Unión Europea. Es así que en 1972, y bajo el mandato del partido conservador, el parlamento británico aprueba el acta de la Comunidad Europea que formaliza la entrada del Reino Unido a la CEE.

La consulta sobre la permanencia en la CEE

Para 1974 el gobierno del Reino Unido había cambiado, con la victoria del partido laborista. Su líder de entonces, Harold Wilson, había prometido que pondría a evaluación de la ciudadanía británica la permanencia o no en la CEE.

Así el 5 de junio de 1975 se llevó a cabo el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la CEE. La papeleta consistía en una única pregunta: ¿Piensa que el Reino Unido debe permanecer en la Comunidad Europea?

El resultado fue contundente, el 67,2% de los votantes decidieron que el Reino Unido debía permanecer en la CEE, mientras que le 32,8% votaron por salir. La opción por la permanencia se impuso en todos los condados, con la simple excepción de dos. (Islas Shetland y las islas Hébridas Exteriores). El triunfo fue tan contundente que por varias decadas la discusión se dio por saldada, hasta que a comienzos del 2013 empezaron a organizarse movimientos en búsqueda de un nuevo intento de BREXIT, que se consumaría en 2016.