Saltar al contenido

Diferencias entre un Brexit “duro” y uno “blando”

no deal brexit

Desde que los británicos aprobaron su salida de la Unión Europea, una parte enorme de las discusiones políticas se han centrado en como ejecutar esa salida. Porque lo único que se plebiscito fue el abandono de la Unión, pero en ningún lado quedó explicitado el como de esa salida.

Esto ha dado lugar principalmente al surgimiento de dos formas de instrumentalizar la salida del Reino Unido, veamos las características de cada una.

¿Qué es el BREXIT duro?

Los partidarios de un BREXIT duro (o No deal BREXIT) desean la total ruptura del Reino Unido con la Unión Europea. No solo quieren abandonar las instituciones de la UE, sino que también quieren salirse del mercado común europeo. Podríamos considerar a este grupo como los más radicales, desean una separación absoluta y definitiva; y reescribir desde cero las relaciones económicas e institucionales entre el Reino Unido y la Unión Europea.

Este grupo quiere que la separación ocurra de cualquier manera, y están dispuestos a sobrellevar las consecuencias iniciales que tendría una ruptura así de abrupta. A este grupo se adhiere el actual (a setiembre de 2019) Primer Ministro Británico Boris Johnson.

¿Qué es el BREXIT blando?

Los partidarios de un BREXIT blando (o BREXIT con acuerdo) quieren salirse de la Unión Europea, pero no quieren lidiar con las consecuencias negativas inmediatas de una salida traumática. Reconocen que debido a la integración que existe entre UK y la UE, una salida abrupta tendrá enorme consecuencias negativas para la economía británica, y por lo tanto se vuelve fundamental llegar a un acuerdo consensuado de salida con la Unión Europea.

Podríamos considerar a este grupo como los moderados, dado que desean abandonar la Unión Europea, pero son más conscientes de las consecuencias que tendrá una salida demasiado abrupta. La ex Primer Ministra británica, Theresa May, era una defensora de esta postura.

¿Por qué hay dos posturas?

brexit with agreement

Hay una pregunta que muchos habitantes del Reino Unido se realizan, si el pueblo votó la salida de la UE; ¿por qué a los propios partidarios del BREXIT les ha resultado tan difícil ponerse de acuerdo? ¿Por qué hemos visto en muchas ocasiones a “brexitiers” votar en contra de algunos mecanismos de salida? ¿No desean todos ellos irse de una vez de la Unión Europea?

Todas estas preguntas son más que validas, y para poder llegar a una respuesta debemos habla un poco de las consecuencias que tendrá el BREXIT sobre la economía británica. Recordemos lo siguiente, el Reino Unido lleva un proceso de más de 40 años de integración económica y comercial con los otros países de la UE.

Esto significa que al día de hoy hay cientos de miles de empresas en el Reino Unido que dependen del resto de los países de la Unión Europea, tanto para vender productos y servicios como para comprarlos. De esta manera, si se produce una salida abrupta muchas de estas empresas se quedarán sin negocio y quebraran, lo que se traducirá en una caída abrupta del nivel de actividad y desaparición de una cantidad considerable de puestos de trabajo.

Muchos políticos que desean que ocurra la salida de la UE, son conscientes de las consecuencias negativas que por lo menos al principio tendrá un BREXIT duro. Es por eso que buscan un acuerdo de salida con la Unión Europea, sobre todo en el plano económico comercial, para que estas consecuencias negativas se suavicen lo más posible.